Identidad

» Misión

La Unidad Académica de Derecho tiene como objetivo formar de manera integral, diversificada y con calidad, profesionistas comprometidos con el conocimiento y la investigación de la ciencia jurídica, competitivos y capaces de ejercer el liderazgo científico con equidad, justicia, ética social y sentido propositivo para contribuir responsablemente en la integración de una sociedad de bienestar, con impacto regional, nacional e internacional.

» Visión

Lograr que la Unidad Académica de Derecho sea reconocida en su compromiso con la responsabilidad social, por su excelente calidad académica, liderazgo y competitividad de sus egresados, por el desarrollo integral de su planta docente y administrativa, además de su importante participación en la investigación e innovación científica que contribuyan a fortalecer las ciencias jurídicas de la sociedad contemporánea, así mismo ser distinguida a nivel regional, nacional e internacional por la certificación de sus procesos y acreditación de sus programas académicos.

» Objetivos

En correlación con el Plan de Desarrollo Institucional de la Universidad Autónoma de Nayarit, la Unidad Académica de Derecho, tiene como objetivo primordial preservar la calidad de los servicios educativos que ofrece, en este mismo sentido  se privilegia la formación de profesionales especialistas en el ámbito jurídico, altamente capacitados y competitivos para desarrollar el liderazgo científico y académico, de igual forma impulsa el compromiso de sus estudiantes para coadyuvar en la resolución de la problemática social de la actualidad, además de contribuir a una eficiente administración de los recursos. 

» Historia

1.Antecedentes Históricos de la Unidad Académica de Derecho

La historia de la Unidad Académica de Derecho (UAD) conlleva una seria de acontecimientos que han marcado la trayectoria de esta institución, desde sus inicios al  alcanzar Nayarit la categoría de Estado, don José Rodríguez Madrid, hombre visionario y autodidacta de la ciencia del derecho, en el año de 1918 concibió la creación de una escuela de jurisprudencia, para lo cual elaboró y redactó el texto de los documentos relativos a su funcionamiento. Creyendo siempre en su sueño, luchó incansablemente hasta verlo materializado el domingo 6 de septiembre de 1925, cuando el entonces gobernador interino Don Ricardo Velarde Osuna, promulgó el Decreto 419 relativo a la Ley que Crea la Escuela de Jurisprudencia de Nayarit. Más tarde, en el año de 1955, el Gobernador José Limón Guzmán modificó la ley constitutiva de la Escuela de Jurisprudencia del Estado de Nayarit, cambiándole el nombre por el de Escuela de Derecho e integrándola al Instituto del Estado.

En su historia, antes de convertirse en Escuela Superior de Derecho como parte de la Universidad Autónoma de Nayarit, la hoy Facultad libró una interesante batalla político-académica, pues al principio sólo se cursaban los dos primeros años de la carrera, para posteriormente concluirla en la Universidad de Guadalajara. Según consta en diversos documentos y por versión propia de algunos de los participantes en aquellos movimientos, la Escuela de Jurisprudencia suspendió sus actividades académicas por primera vez en 1942, reanudándolas en 1955, desafortunadamente, en el año escolar 1957-1958, fue nuevamente clausurada por cuestiones presupuestales. 

En 1959, se reanudaron las actividades académicas, en virtud de las gestiones  conjuntas, de los estudiantes y don José Rodríguez Madrid, cuando ya ocupaba el cargo de  Magistrado Presidente del Supremo Tribunal de Justicia. Desde esta fecha, la institución ha trabajado ininterrumpidamente, no sin antes, darse un acontecimiento histórico y definitivo en la formación de la Facultad de Derecho, en el año de 1966 se registró un nuevo intento de cierre, creándose  un grupo pro defensa de la escuela con un amplio movimiento de apoyo. Este movimiento desembocó en la creación del tercer año de la carrera de Derecho. Desde aquellos tiempos, la Facultad ha funcionado ininterrumpidamente. Ya para el año de 1969, nuestra institución pasa a formar parte de la Universidad Autónoma de Nayarit con la denominación de Escuela de Derecho, misma que en sus inicios ofreció la Licenciatura en Derecho con una duración de cinco años.

Estos antecedentes convierten a nuestra Facultad en pionera en el ámbito de la educación superior en el Estado de Nayarit, teniendo entre sus objetivos principales, el de formar profesionistas dentro de la Entidad, pues quienes aspiraban a una educación superior debían emigrar al vecino Estado de Jalisco o al centro del País para prepararse profesionalmente. Con este criterio, se aseguró la permanencia de la Escuela de Derecho y así se integró como pilar fundamental de la Universidad Autónoma de Nayarit en 1969, a iniciativa de los estudiantes y de la sociedad en general, apoyada e impulsada por el entonces Gobernador del Estado Dr. Julián Gascón Mercado.[1]

Como estrategia para la ampliación de oferta educativa, la Universidad Autónoma de Nayarit con el  fin de diversificar las oportunidades de educación ha fundado extensiones a lo largo y ancho de la geografía nayarita, en este sentido se creó en el año de 1993 la Unidad Académica del Sur con sede en la cabecera de Ixtlán del Río, ofreciendo en la actualidad la Licenciatura en Derecho, con beneficios para los municipios de Ahuacatlán, Amatlán de Cañas, Jala, San Pedro Lagunillas y Santa María del Oro principalmente.

 

2. Contexto Situacional de la Unidad Académica de Derecho

Como cualquier entidad del ámbito educativo, la dependencia tiene grandes fortalezas pero de igual forma observa áreas de oportunidad para mejorar una educación de calidad, definitivamente dentro de los acontecimientos que ha tenido en su interior alrededor de su historia han trascendido y coadyuvado para obtener estándares de calidad aceptables, prueba de ello son los reconocimientos obtenidos por organismos evaluadores del ámbito nacional como el CONACYT y los mismos CIEES que avalan la educación del derecho que se imparte.

Sin embargo de acuerdo a las mismas necesidades de mejora y fortalecimiento que detectan las visitas e informes que observan estas instituciones de evaluación, además de las distintas áreas de oportunidad que se muestran en la constante vida académica dentro de la UAD, se considera importante el acotamiento de dichas necesidades con propósito de acciones pertinentes que establezcan las directrices a seguir mediante políticas y estrategias que permitan el óptimo desarrollo de las actividades administrativas y académicas.

Actualmente la Unidad Académica de Derecho dependiente de la Universidad Autónoma de Nayarit, contempla  tres programas educativos que se ofertan para la población local, regional y nacional, el programa de Licenciatura en Derecho evaluado en el año 2007 por los Comités Interinstitucionales de la Educación de la Evaluación Superior en México (CIEES), obteniendo en el 2008 el nivel 1, de la misma forma la UAD concentra el programa de Maestría en Derecho, otorgándole en el año 2012, la acreditación como programa de calidad por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología por sus siglas CONACYT,  por último la Unidad Académica agrupa dentro de sus programa de estudios y con la participación de las Universidades de la Región, el Doctorado Interinstitucional en Derecho, acreditado como Programa de Calidad por el mismo CONACYT.

A partir del año 2003 se conformó el Plan de la Reforma Universitaria de créditos por competencias, considerando todos los programas de nivel licenciatura de la universidad, integrados por áreas del conocimiento y compartiendo troncos comunes de unidades de aprendizaje, actualmente el programa de Licenciatura de Derecho se encuentra vigente por lo tanto es importante la adecuación de un nuevo plan de estudios que establezca un perfil de ingreso y egreso acorde a las necesidades del programa educativo y definitivamente a las nuevas tendencias de un mundo globalizado, de la misma manera es imprescindible dentro del posgrado, el establecimiento de las actualizaciones pertinentes de los planes de estudio en el corto plazo para la Maestría y el Doctorado Interinstitucional como un claro ejemplo de la evaluación permanente y lógicamente como aspecto esencial para lograr la consolidación de estos programas educativos.

Una de las principales fortalezas de la UAD, es sin duda la planta docente integrada por reconocidos profesionales del ámbito jurídico quienes además de su probada experiencia profesional destacan por su formación en las diferentes áreas del derecho, de 61 profesores de tiempo completo el 77% (47) cuentan con estudios de posgrado, 18% (11) con Perfil Promep y 8% (5) pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores, el Núcleo Básico de la Maestría en Derecho, está integrado por 16 PTC y 5 PTP, mientras que el Doctorado concentra como parte del Núcleo Básico 6 profesores de la Unidad Académica de Derecho, es evidente mencionar como la Secretaría Técnica se encuentra a cargo de uno de los profesores de este doctorado. Los datos anteriores, son importantes para la Unidad Académica, sin embargo es necesario realizar acciones que permitan el fortalecimiento de la planta docente desde la incorporación de nuevos profesores con perfiles acordes a las necesidades que demanda la UAD, así como incrementar el número de perfiles PROMEP y de SNI, de igual forma se requiere diversificar la carga académica de profesores de tiempo completo de manera uniforme, en donde los catedráticos realicen las actividades de docencia, tutoría, vinculación y gestión.

Así mismo es necesario fortalecer los programas de superación docente en donde los profesores además realicen movilidad e intercambio (periodos sabáticos, posdoctorados, profesores visitantes, cátedras  entre otros), con instituciones nacionales y del extranjero, de la misma forma es importante fortalecer las acciones de capacitación pedagógica basadas en áreas de oportunidad detectadas a través de los mecanismos de evaluación docente que permitan una eficiente calidad educativa.

La Unidad Académica de Derecho actualmente cuenta con una matrícula de 1,355 estudiantes de Licenciatura en las dos diferentes sedes de este programa, Tepic con 1,242 Ixtlán del Río con 113; El programa de Maestría en Derecho recibió para el periodo 2012-2014 un total de 36 estudiantes de nuevo ingreso, que sumados con la generación 2011-2013 integran una matrícula total de 58 estudiantes.

 En lo que respecta al Doctorado Interinstitucional en Derecho este cuenta con una matrícula de 9 estudiantes. El número de estudiantes de nuevo ingreso de la generación ciclo 2012-2015 fue de 8 estudiantes, los egresados en el 2012 fueron un total de 5, mientras que el número de titulados de ese año fue de 4.

Dentro de las actividades relacionadas a la formación integral, la UAD cuenta con un programa de tutorías diseñado para atender las necesidades apremiantes de manera grupal e individual, se desarrollan conferencias con ponentes del ámbito nacional e internacional, clínicas jurídicas, semana cultural entre otras actividades que complementan su formación. En este mismo sentido la Unidad Académica gestiona ante las autoridades universitarias y gubernamentales recursos financieros para que los estudiantes concluyan sus estudios universitarios, actualmente se gestionaron becas de alto rendimiento, bajos recursos, además de becas PRONABES sumando un total de 136 becas otorgadas. Es de destacar que de la matrícula total de estudiantes que actualmente cursan la Maestría en Derecho el 95% cuenta con beca de manutención otorgada por CONACYT, mientras que el 100% de los estudiantes del Doctorado cuenta con este beneficio, sin embargo es necesario la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento que incrementen el número de estudiantes becados.     

La movilidad de estudiantes es uno de los ramos en donde se requiere poner especial énfasis debido a que el número de movilidades efectuadas en el presente ciclo fue de 4, por lo tanto es necesario el establecimiento de estrategias que beneficien no solo la movilidad estudiantil sino de igual forma la del profesorado.  

En otro sentido es importante el establecimiento de sistemas pertinentes que muestren eficientemente trayectorias escolares actualizadas y acordes a las necesidades de información de los estudiantes adscritos a la UAD. De igual forma la consolidación de los programas de tutorías y asesorías deben ser consideradas prioritarias para coadyuvar definitivamente al incremento de los índices de egreso y titulación.

La investigación como eje rector dentro del Plan de Desarrollo Institucional es trascendental, en este sentido la UAD ha realizado diversos productos de investigación entre los que se mencionan libros, capítulos de libros, artículos indexados, reportes técnicos entre otros.

Actualmente se tiene registrados 17 proyectos ante la Secretaría de Investigación y Posgrado de la Universidad, de los cuales 9 cuentan con financiamiento externo, por otra parte la UAD cuenta con 2 cuerpos académicos reconocidos por PROMEP, uno se encuentra en consolidación y otro en formación.       

Por lo descrito en el párrafo anterior es evidente fortalecer y consolidar la producción científica que tiene la unidad académica mediante redes de colaboración así como estrategias que permitan incentivar la producción científica en donde se incluya a estudiantes de la licenciatura como del posgrado.

Por consiguiente es relevante promover mediante nuevas líneas de generación y aplicación del conocimiento, la creación de cuerpos académicos que realicen investigaciones aplicadas con pertinencia social para el entendimiento y propuesta de solución a problemas del ámbito estatal y nacional.

Como parte del trabajo de la extensión y vinculación con los sectores público, social y privado, el servicio social y prácticas profesionales son actividades eminentemente formativas y de servicio, es decir afirma y amplía la información académica del estudiante además, permite fomentar en él una conciencia de solidaridad con la sociedad. El Servicio Social es una estrategia educativa en su más amplio sentido, es una práctica integral comprometida con la sociedad que permite consolidar su formación integral. En este ciclo 175 estudiantes de licenciatura prestaron su servicio social mientras que 104 realizaron prácticas profesionales. 

Al mismo tiempo la UAD impulsa las actividades académicas culturales y deportivas que permiten complementar una educación de calidad, ejemplos claros son la Semana Cultural, el Congreso Interdisciplinario de Derecho, Festival de Día de Muertos entre otros eventos que generan gran aceptación por parte de la población estudiantil, por tal motivo se deben planificar acciones que permitan su consolidación. 

Los convenios de vinculación que de alguna forma impactan en la temática jurídica se realizan con organismos públicos y privados de manera institucional, sin embargo es importante el fortalecimiento de las acciones de vinculación como parte trascendental de la Unidad Académica, además de la elaboración de normatividad necesaria que permita a la dependencia el incremento de convenios necesarios para una calidad académica. 

Por otro lado, la educación continua como estrategia para la constante actualización de los egresados así como para la obtención de recursos extraordinarios y los diagnósticos de seguimiento de egresados generacionales deben considerarse como preeminentes para lograr el reconocimiento ante la sociedad.

En otro contexto, la UAD actualmente se encuentra inmersa en una dinámica de transformación dando prioridad a temáticas que son pertinentes, por un lado la obtención de la acreditación por el organismo acreditador de la Licenciatura en Derecho, así como la consolidación de la Maestría y el Doctorado Interinstitucional ante el CONACYT. De la misma manera se coincide que para lograr los objetivos planteados la infraestructura, la gestión de recursos y la normatividad conforman piezas claves en el eficiente desempeño de las funciones encomendadas a la Institución.

La infraestructura está conformada por 2 edificios dividida en 28 aulas con equipo de proyección, una zona de dirección, baños para uso de docentes, estudiantes y trabajadores, oficinas administrativas, auditorio, sala de maestros, de lectura, audiovisual y 6 cubículos para investigación, actualmente está infraestructura se considera insuficiente para atender las necesidades básicas, por lo tanto es imprescindible la construcción de un laboratorio que permita la enseñanza de un segundo idioma, nuevos cubículos para profesores de tiempo completo, la construcción de un espacio exclusivo para los posgrados, así como un centro de digitalización y acceso a la información con suficiente material biblio-hemerográfico que atienda las necesidades de la licenciatura como de los posgrados.

De igual manera en busca de ofrecer las mejores condiciones para el desarrollo de las actividades sustantivas, es imprescindible la construcción en el corto plazo de la sala de juicios orales, en donde además del uso académico pueda funcionar como una sede alterna para llevar a cabo juicios orales reales, lo cual se convertiría en un complemento indispensable para la formación que ofrece esta Unidad Académica.

En estos tiempos la gestión de los recursos es una actividad básica para el logro de objetivos a largo plazo, por lo tanto se deben buscar las directrices adecuadas que permitan la obtención de capital suficiente para el desarrollo de las actividades cotidianas de la UAD, en la actualidad se realizan acciones al respecto, sin embargo es necesario la consolidación del programa de educación continua, la participación en la convocatorias de fondos federales y estatales destinados a la educación, entre otros, como engranajes indispensables para el logro de las metas diseñadas. Así mismo la capacitación y eficiente administración mediante la certificación de procesos coadyuva definitivamente en un adecuado manejo de los recursos.

La elaboración e inclusión de la normativa acorde a una nueva dinámica en la que los órganos colegiados toman las decisiones y establecen los mecanismos para alcanzar las metas, son sin duda elementos importantes, por lo tanto es pertinente la revisión y actualización de reglamentos, lineamientos, programas y manuales necesarios para el correcto funcionamiento de los programas educativos.



[1] Hernández de la Torre Rubén (1966). 50 años de la Historia de la Facultad de Derecho y su presencia en el Estado de Nayarit.

Ir al inicio